volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Descubre cómo proteger a tu mascota en verano.

Las altas temperaturas no sólo presentan un peligro para nosotros, sino también para nuestros animales. En Ownat te damos algunas recomendaciones para protegerles.

Hay muchas formas de proteger a tu perro en verano, pero empecemos hablando de viajes y largas distancias. Si vas a realizar un viaje con tu perro recuerda que está prohibido viajar con animales sueltos en el habitáculo del coche, y que siempre deben ir en transportines adaptados a su tamaño, o con un arnés especial que se incorpora al cinturón de seguridad.

Además, debes disponer de una malla que separe los asientos traseros de los delanteros para evitar que el perro pueda acceder a ellos. Muchos animales sufren mareos o estados de ansiedad severos cuando viajan, si es el caso de tu perro puedes administrarle medicamentos para controlar el mareo y hacerle el viaje mucho más fácil.

¡Cuidado con el ejercicio cuando las temperaturas son altas! En el caso de los perros, el ejercicio es importante pero hay que tener cuidado con los días calurosos porque agotarse en exceso puede causarles estrés debido al calor. En verano, el asfalto llega a temperaturas altísimas por lo que puede llegar a quemarse sus pequeñas almohadillas. Es recomendable sacarlo a pasear en las horas más frescas del día, para evitar golpes de calor y que sus patitas no sufran.

¿Y con respecto a la comida y la bebida? El agua debe estar a su libre disposición, en un lugar fresco para que no se caliente en exceso, y las comidas es mejor administrarlas al amanecer y al anochecer, las horas del día en las que hace menos calor.

Otros problemas habituales que sufren los perros en esta estación del año son las infecciones de oído, ya que con el calor y la humedad las bacterias que provocan la otitis crecen sin problemas. Contra la otitis hay que secar bien los oídos cuando, por ejemplo, los bañamos o los llevamos a la playa. Durante los baños, para evitar la entrada de agua, puedes utilizar tapones de algodón.

Los animales también pueden sufrir quemaduras por el sol, especialmente si tienen la piel o el pelo claros. Para evitarlas debes aplicar protector solar (formulado especialmente para animales) en el hocico, encima de la nariz, las orejas y el lomo. Así te asegurarás de que sus días al sol gozan de la mejor protección.

Con todos estos consejos, ¡ya puedes prepararte para disfrutar del verano con tu amigo de cuatro patas!