volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Pensando en adoptar un gato, ¡ten en cuenta los siguientes aspectos!

Adoptar a un felino puede convertirse en una verdadera bendición, ¡qué vamos a decirte nosotros que amamos los animales! Pero cuando iniciamos un proceso de adopción no está de más tener en cuenta algunos aspectos que nos ayuden a llevarlo lo mejor posible y a no dejar ni un solo aspecto importante fuera. ¡Toma nota!

El punto principal a tener en cuenta cuando iniciamos este proceso es estar muy seguros y seguras de lo que estamos haciendo; parece obvio, pero adoptar un gato o cualquier otro animal es un compromiso que acarrea unas obligaciones. No son un juguete ni un pasatiempo, son un miembro más de la familia que nos acompañará por casi 15 años. ¡Hazlo con cabeza y corazón!

Cuando ya tenemos muy claro lo anterior viene una pregunta vital: ¿queremos un cachorro o un gato más adulto? Un gatito pequeño acarrea mayor responsabilidad, pues requiere de mayores cuidados, atenciones, ¡y extra de paciencia! Cuando son pequeñitos no los podemos dejar mucho tiempo solos en casa, y debemos asumir que, cuando lleguemos, es probable que nos encontremos con alguna que otra trastada ya que generalmente son un poco traviesos, ¡pero muy divertidos!.

Cada gato es un mundo, y tiene un temperamento. Antes de adoptarlo no está de más que leas su ficha de adopción con atención, que conozcas al gato en persona y que te informes bien sobre su pasado y carácter. Al final cada felino es único, ha tenido unas vivencias y experiencias que seguramente hayan condicionado su personalidad y estas se verán reflejadas en él o ella. Si se trata de un gato de raza, ¡infórmate bien sobre sus particularidades y rasgos distintivos! Aunque suene difícil de creer, es verdad que tienen una serie de pequeños aspectos comunes.

Cuando adoptes a un felino tendrás que preparar un poquito tu hogar para recibirle, ¿en qué sentido? Los felinos necesitan tener espacios diferenciados: zona de descanso, zona de alimentación, zona de juego y zona de higiene. Crea una zona con una camita en la que pueda dormir, un rascador donde pueda entrenar sus uñas y juguetear, una pequeña zona con un comedero y un bebedero y un arenero en otro lugar para que pueda hacer sus necesidades tranquilamente. ¡Tenlo en cuenta para que antes de su llegada esté todo a punto!

¿Tu gato va a convivir con otros felinos, perros o animales? Si es así, recuerda que los gatos suelen ser asustadizos y territoriales. Para ellos la convivencia con otros animales puede no ser del todo sencilla, y puede ocasionarles cierto estrés o ansiedad en ellos. Asesórate bien sobre cómo gestionar todo esto 🙂

Ah, y los gastos, ¡que no sea este un punto que después cause sorpresa! El microchip, las vacunas y la esterilización son tres aspectos que debes tener en cuenta. Es verdad que, gran parte de las entidades sin ánimo de lucro, suelen darte al gatito con todos estos aspectos cubiertos por un precio más que razonable. Pero claro, recuerda que tu felino a lo largo de su vida necesitará de comida (en algunos casos variedades específicas debido a alergias, intolerancias u otros posibles problemas de salud), atención veterinaria y otros pequeños extras como camitas o juguetes. Claro que, todo lo que después acabarás recibiendo por parte de ellos no tendrá precio, ¡eso te lo aseguramos!

Y por último, si va a aterrizar en una familia de humanos, ¡hay que preparar a la familia al completo! Si hay niños en casa tendrás que enseñarles a interactuar con el felino de forma correcta ya que estos suelen ser bastante independientes y no muy fans de que los agobien. Enseña a los más pequeños a jugar con el gato, a respetar su espacio y a darle el tiempo necesario de adaptación para que no se sienta intimidado o acosado.

Con todo ello, ahora solo te queda estar dispuesto o dispuesta a dar toneladas de amor al felino que está por llegar. Disfruta mucho de todo el proceso y prepárate para amar locamente al nuevo miembro de la familia, estamos seguros de que no te arrepentirás lo más mínimo de la decisión 🙂