volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Guía rápida para cuidar de tu cachorro



La llegada de un cachorro conlleva cambios importantes en el entorno, tanto en el suyo como en el de la familia que lo acoge, y pueden surgir dudas cuando se nos presenten situaciones nuevas que no sabemos bien cómo afrontar. Vamos a repasar algunos aspectos que pueden ser interesantes en este periodo de adaptación. ¿Preparado? ¡Allá vamos!

¿Hay niños en casa?👫
Los niños y los animales pueden llegar a desarrollar una relación que va más allá de una simple amistad; este bonito vínculo ayuda a fomentar determinados valores en los niños, pero para que todo funcione bien es necesario sentar ciertas bases. Los niños deben reconocer, aceptar y respetar al animal como un ser que siente y padece como nosotros, y no como un juguete del que puedan prescindir cuando ya no lo necesiten.

En esta línea es más que recomendable tratar de integrar al cachorro en nuestros juegos con los niños, y no dedicar diferentes momentos a cada uno de ellos. Debemos enseñar a los niños a que no se dejen morder por el cachorro, ya que puede provocar comportamientos inaceptables cuando éste se convierta en adulto.


Para ello, lo mejor es utilizar objetos para que practique sus mordidas y tirones, a través de juguetes específicos. En esencia, durante el juego puede morder juguetes, pero nunca la mano, el pie, etc. En el caso de que esto suceda, interrumpir el juego hasta más tarde a modo de castigo, con un enérgico “¡no!”. El cachorro aprenderá pronto, y juntos evitareis problemas futuros.

Con respecto al hogar🏡
Es súper importante que todos los miembros de la familia estén de acuerdo en lo que el cachorro puede hacer y en lo que no. Prohibiciones como entrar en la habitación, subirse a camas o sofás… deben ser impuestas por todos los miembros de la casa sin excepciones. En caso contrario, el cachorro tendrá problemas para asimilar lo que puede y lo que no puede hacer, incluso puede sentirse superior en jerarquía a los miembros que sean más permisivos, y esto puede desencadenar conductas agresivas.


No debemos permitir bajo ningún concepto que el perro duerma en nuestras camas o sofás, él debe de tener su sitio fijo para dormir y debe ser respetado desde el primer día. Si consentimos que se suba al sofá, deberá quedar muy clara la jerarquía, de lo contrario puede surgir un comportamiento agresivo al tratar de competir con nosotros por el lugar en cuestión.

Las deyecciones❌
Debemos tener cierta dosis de paciencia, sobre todo al principio, ya que el cachorro no debe salir a la calle hasta que no haya completado su pauta de vacunación. Es importante seguir rigurosamente las indicaciones del veterinario acerca de este tema. Por tanto en esta fase, las deposiciones debe hacerlas en el hogar.

Podemos enseñar al cachorro a hacer sus necesidades en un lugar determinado, para que todo sea lo más fácil de controlar y lo menos molesto posible. Al igual que lo hacemos en nuestra casa, también fuera de ella, por razones sanitarias evidentes y de educación, debemos recoger siempre las heces de nuestro perro en la calle y depositarlas en una papelera.

La alimentación🍗
Es un tema muy importante para el bienestar de tu cachorro, especialmente durante el crecimiento, donde juega un papel fundamental en el óptimo desarrollo de su condición física. Lo más adecuado es darle productos específicamente diseñados y formulados para cachorros. El animal obtiene de los alimentos las cantidades necesarias de los diferentes nutrientes que necesita para el correcto desarrollo y mantenimiento de su organismo. Por este motivo no es aconsejable alimentar al perro con nuestras sobras de comida o subproductos de carnicería, ya que estaríamos dándole una dieta desequilibrada.

En general y en condiciones normales, el alimento seco es el más recomendable debido a las numerosas ventajas que posee con respecto a otros tipos: facilidad de conservación y manipulación por su bajo contenido en humedad, dificultad para su contaminación, manejo más higiénico, incluso favorece la higiene dental por su consistencia dura, mediante el roce de las croquetas con los dientes al masticar. Es conveniente seguir las indicaciones de racionamiento diario recomendadas por el fabricante, aun siendo cantidades orientativas; de este modo el cachorro tendrá un aprovechamiento óptimo de la ingesta.

Si le damos más cantidad de la que requiere el animal, además del consiguiente gasto innecesario, podemos dar lugar a problemas de sobrepeso nada deseables para su salud. En cuanto al número de tomas, para un cachorro de corta edad debemos dividir la ración diaria en un número de tomas no inferior a tres; estas tomas las podemos ir reagrupando conforme avance su edad. Debemos tener en cuenta que al fraccionar la ración diaria en varias tomas facilitamos el trabajo del sistema digestivo y mejoramos el aprovechamiento de nutrientes de la ingesta.


Ownat pone a tu disposición distintas variedades de alimentos específicamente formulados para cachorros, fabricados con ingredientes frescos y naturales, con carnes y pescados frescos y con la más avanzada tecnología disponible en el mercado.