volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Descubre algunas curiosidades sobre el sueño de los gatos

Está clarísimo que los felinos adoran dormir, es una actividad vital en sus vidas y se pueden pasar el día entero haciéndolo. Pero realmente, ¿disfrutan de un sueño profundo durante tantas horas? ¡Hoy te traemos algunas curiosidades asociadas al sueño de los gatos!

Todos los que tenemos un gato sabemos que si algo saben hacer muy bien es dormir, ¿verdad? Según los últimos estudios realizados, un felino puede llegar dormir una media de 17 horas al día, ¡ni más ni menos! Ahora bien, vamos a reflexionar un poquito sobre los motivos que les llevan dormir semejante cantidad de horas. ¡Empecemos!

En realidad la cantidad de horas que duerme un gato depende de dos grandes factores: el tipo de vida que lleve (si convive con otro felino suele dormir menos, pero si vive solo con humanos tiende a dormir más) y de la edad que tenga (cuando son pequeñitos suelen dormir el 90% de su día).

Ahora bien, ¿qué tipo de sueño experimentan?
Aunque pueda parecernos que los felinos duermen muchas horas seguidas, ¡no siempre están durmiendo profundamente! Tres de cada cuatro horas de sueño las pasan en una condición de sueño ligero, donde normalmente se despiertan con facilidad y se mueven muchísimo cambiando de posición. No te extrañes si en esta fase les encuentras durmiendo sentados, ¡es muy curioso y suele sucederles a menudo!!

Cuando están en la fase de sueño profundo sus cerebros están tan activos como cuando están despiertos, ¡no bajan la guardia! De echo, en esta fase, podemos observar algunos característicos detalles como el movimiento rápido de los ojos (con los párpados cerrados), movimiento veloz de las zarpas, orejas con pequeños tics, bigotes que se agitan y boca que se mueve… ¡todo en modo On!

Otro de los aspectos importantes del sueño de los felinos es el lugar en el que duermen. Normalmente suelen elegir espacios o zonas tranquilas, donde se sienten seguros y relajados. ¡Y no solo eso! También se encargan de buscar los lugares más cálidos de la casa, a pesar de que su temperatura media corporal es de 38º, siempre van en  busca de un lugar que les permita mantener esa temperatura o incluso incrementarla. Por eso es tan habitual que de pronto se sienten en nuestro regazo, encima del ordenador portátil (porque la batería los mantiene calientes), muy cerca de la calefacción, en el único espacio de sol de la casa… o en sitios realmente imposibles.

Asociado a las temperaturas y el sueño de los gatos también sucede que, generalmente,  duermen más en invierno que en el resto de las épocas del año. ¿Por qué? Porque las bajas temperaturas no son especialmente bienvenidas en el universo felino, y mientras duermen consiguen ahorrar energía y a la vez se mantienen calentitos y cómodos. Como puedes ver, lo tienen todo profundamente pensado 🙂