volver volver
Alimentación de verdad
volver volver
Alimentación de verdad

Cómo acariciar a tu peludo, ¡y todos sus beneficios!

Aaayyy las caricias, ¡pocos son los peludos que se resisten! Acariciar ejerce una poderosa acción terapéutica no solo en quien la recibe, sino también en quien la ofrece, ¿lo sabías? En Ownat te explicamos cómo acariciar a tu mejor amigo y qué beneficios tiene hacerlo.

Nunca escatimes en mimos y caricias, si hay algo de lo que puedes estar bien tranquilo o tranquila es que estas no le sentarán mal a tu peludo. ¡Y no solo eso! No solo le sentarán bien a tu mejor amigo, sino que además pueden encargarse de bajar significativamente tus niveles de cortisol (según estudios publicados en AERA Open). A continuación te dejamos algunos de sus beneficios, ¡presta atención y dale caña a la sesión de mimos!

Disminuye el estrés
Baja los niveles de estrés, no solo en peludos sino también en la persona que está  acariciando. Solo necesitas diez minutitos al día para que el perro como el humano se vean beneficiados, ¿quién no tiene diez minutos al día? Mientras le das mimos a tu mejor amigo estimulas la secreción de dopamina y serotonina, encargadas de que tu estado anímico esté on point.

Mejora la salud del corazón
Llamadnos locos, pero normalmente mientras acariciamos a nuestros peludos también tendemos a piropearlos constantemente. ¿Que qué tiene que ver una cosa con al otra? Bueno, pues este hábito sirve como vía de escape y desahogo, lo que de forma directa produce una bajada de la tensión arterial. ¿Verdad que ahora vas a incrementar los piropos?

Súper función antidepresiva
De forma general, tener perro o gato y dedicarle tiempo a estos, ayuda a estimular el aumento de oxitocina que segrega serotonina y dopamina. Las conocidas como “hormonas de la felicidad”, ¿te suenan? Y no solo eso, generalmente las personas con peludos en casa son más felices y son menos solitarias que aquellas que no. Ser responsable de algo tan mágico e importante como ellos despierta en nosotros un enorme sentido de pertenencia y responsabilidad.

Crea fuertes vínculos
Cuando acariciamos a nuestros peludos se crea un momento muy especial entre ambos el que únicamente estáis él y tú. Un momento especial de máxima calidad entre ambos, que nos permite conectar y dejar de lado todo lo demás que nos rodea. Es muy importante que estos momentos sucedan cada día, pues ayudan a favorecer la relación entre ambos y a crear momentos necesarios para potenciar el vínculo afectivo.

A los peludos las caricias les ayudan a sentirse queridos y necesitados, y además les brinda un momento de relax y máxima atención que les encanta. Ahora bien, ¡no a todos les gustan el mismo tipo de caricias y en las mismas zonas! Hay que conocer bien a nuestros amigos de cuatro patas para asegurarnos de que las caricias están bien enfocadas y que no estamos creando tensiones innecesarias.

¿Los mejores lugares? Detrás de las orejas suele ser uno de los puntos más placenteros, el pecho, la parte final del lomo o entre el cuello y las barbilla son puntos clave en el universo caricias.

Ahora que ya lo sabes todo al respecto, ¿a qué esperas para incluir las caricias a tu peludo en tu rutina diaria? Venga, que salís ganando todos 😉